Nuestra misión

Nuestro misión nace de la necesidad de crear una obra social resguardada por la Iglesia Evangélica Bautista de

Vilafranca del Penedés y aproximadamente hace 2 años y medio (en Octubre de 2007), empezó nuestra ilusión creando un proyecto para la erradicación del hambre y mejora de salubridad de un pueblo de Quisqueya en Santo Domingo (República Dominicana),  en concreto en un lugar a unos 4 km. llamado Batey nº 1, que es un asentamiento de personas o barrio marginal ubicado a las afueras de la población principal, donde no hay ningún tipo de servicio, ni agua corriente, ni luz, ni calles asfaltadas, ni alcantarillado, ni nada de nada, sólo camino, polvo y rodeado de selva tropical y mosquitos.  

En el Batey nº 1 viven aproximadamente unas 50 familias, la mayoría monoparentales, con varios hijos menores y en casi todos los casos a cargo de la madre. Como habéis podido ver en el video que os hemos pasado la situación de ellos es de gran necesidad en todos los aspectos, tanto sanitarios, alimenticios, de afecto y todo lo que conlleva la marginalidad.

Bien, a todo esto... ¿en que consiste nuestro trabajo?... pues en el principio hacíamos una visita semanal con un grupo de voluntarios que solía ser de entre 8 y 10 personas, y que atendían alrededor de 50 niños en cada visita, donde se ofrecía un comedor gratuito y se pasaba un tiempo con los niños jugando y hablando con ellos.

Desde hace ya más de un año y gracias a las colaboraciones económicas que recibimos por parte de donaciones particulares, de instituciones o de empresas, como Brose (Santa Margarida i els Monjos - Barcelona - Spain), este

servicio se ha multiplicado... se ha podido construir una pequeña casita de madera donde dos veces por semana se ofrece desayuno, control médico y botiquín gratuito, coordinado por un médico colegiado de la población de Quisqueya, un tiempo de enseñanza donde se comparten valores cristianos y se les enseña a los niños conductas básicas de higiene, juegos, canciones y por último una comida completa, preparada en la recién estrenada cocina del local.

Cada 6 meses se realizan vacunaciones a toda la población infantil, analíticas de sangre, de orina y se lleva un control antropométrico.

Actualmente también estamos trabajando con algunas familias que han mostrado interés en la mejora de su calidad de vida. A estas se les ofrece gratuitamente dos depósitos de agua de 20 litros cada uno y pastillas potabilizadoras a cambio del compromiso de mantener su parcela limpia de escombros y basura, evitando así  la aparición de focos de infecciones y ratas.

Nuestro objetivo para este año es:

    - Mantener los dos servicios semanales.

    - Continuar realizando el control médico sanitario cada 6 meses.    

    - Ampliar al máximo el número de hogares comprometidos con la mejora de su entorno.

    - Y la compra de una pequeña furgoneta que facilite el transporte de los utensilios de cocina y enseres necesarios para el comedor, ya que en este momento se hace con un vehiculo de alquiler y en muchas ocasiones tienen problemas.

Recientemente, uno de los integrantes de la organización, Teresa, se ha ido a trabajar a Quisqueya para utilizar sus recursos con los que coordinar los trabajos y conseguir sinergias con los distintos organismos y empresas de la zona en favor del Batey.

Nos gustaría también compartiros el uso que hacemos del dinero recibido de las aportaciones para llevar a cabo en el proyecto. Aclarar primeramente que  todo el personal es voluntario y no cobra nada, incluido el médico y la enfermera, las personas que trabajamos desde aquí tampoco cobramos nada bajo ningún concepto, tanto nuestros viajes, como nuestra manutención y los gastos ocasionados los pagamos cada uno personalmente de su bolsillo.

Lo que tratamos es que todo el dinero recogido sea íntegramente invertido en los niños y sus necesidades. Mensualmente tenemos un gasto de 300€ para el mantenimiento del comedor y el resto de servicios. Aproximadamente unos 600€ cada vez que se realizan las analíticas (que como ya os hemos explicado incluye extracción de sangre, análisis, y estudio antropométrico). Unos 200€ para botellines y pastillas potabilizadoras, y unos 150€ para el mantenimiento del botiquín.

Hoy por hoy, uno de nuestros principales objetivos es conseguir alrededor de 5.000€ para la compra de una furgoneta de segunda mano, de los cuales ya hemos conseguido 2.200€ de aportaciones puntuales.

Por ahora nuestra fuente de ingresos es fruto de trabajos que realizamos, comidas solidarias, mercado de artesanía, aportaciones individuales y colectivas como la vuestra.

Comments